Los discos duros sólidos, conocidos por las siglas SSD, son el nuevo método de almacenamiento de los nuevos ordenadores personales. Estos discos, del tamaño de cualquier disco de 2,5” como cualquier otro que vemos en un ordenador portátil, utilizan un tecnología similar a la de las tarjeta de memoria, ya sea flash, SD, etc, de cualquier cámara fotográfica, que hacen que el rendimiento de velocidad sea mucho mayor y, además, no sufran problemas por golpes que pueden producirse en la máquina sin el riesgo de perder la información ya que los discos que conocemos hasta ahora, son mecánicos y tienen un sistema de escritura y mecánica, de manera comparativa, a la de un tocadiscos de vinilo, por simplificar de manera figurada el sistema.

1.jpg
Disco duro sólido SSD


El rendimiento de los sistemas se ve afectado de manera positiva, sobre todo en la carga de programas. La tecnología que utilizan, que es como la de las tarjetas Flash, hacen que las transiciones de un programa a otro, la jugabilidad y su carga como, por ejemplo, a la hora de visualizar imágenes de muchos megapíxeles. También es importante destacar la velocidad de encendido y apagado de los sistemas, cosa que es muy útil en ordenadores portátiles que, los que son de alta gama, llevan un tiempo montando este tipo de discos.

Los discos duros tradicionales tienen unos cabezales magnéticos que dan vueltas a una distancia mínima del disco giratorio, por lo que cualquier vibración o golpe, por mínimo que sea, puede afectar a su funcionamiento y provocar que deje de funcionar y, lo que es peor, que no podemos recuperar la información teniendo que llevar el disco a un empresa para que rescatar toda esa información perdido, por cierto, tarea muy costosa. Además, estos discos, al no ser mecánicos, no les afecta el polvo que entran en los ordenadores.


disco.jpg
Disco duro mecánico SATA


Otra cosa muy interesante es el nivel de ruido. Es inexistente. Puede resultar muy molesto escuchar trabajar al disco durante horas cuando cargan archivos, etc. Por otro lado, y siguiente con el tema del ruido, a lo calentarse el disco, podemos dejar de precisar tanto ventilador dentro de la máquina, con lo cual, además de los ventiladores de microprocesador y los de expulsión de aire, nos evitaríamos los ventiladores de disco duro que podemos encontrar en máquinas con un alto trabajo de estas unidades.


polvo.jpg
Interior de ordenador lleno de polvo


A continuación os dejo una tabla comparativa con las velocidades de lectura de vibración y demás datos que aporta un fabricante de estos discos duros.


comparativa.jpg

Jesús A. Mateos Fuentetaja