En los últimos años la tecnología ha avanzado a una velocidad vertiginosa. Desde la desaparición del VHS y la cinta de casette en los años 80 debido a la irrupción de las tecnologías digitales que los sustituyeron (el DVD y el CD) han pasado varios años hasta la actualidad. Es ahora, cuando la tecnología es puramente digital, cuando los avances son constantes. La aparición de discos duros, dio paso a la creación de discos duro de gran capacidad que a su vez dieron paso a discos duros con memoria en estado solido que hacen que esos primeros discos de almacenamiento parezcan ahora obsoletos aunque no hayan pasado nada más que unos pocos años desde su creación.

Lo mismo pasa con la tecnología más doméstica. Los ordenadores personales o las videoconsolas son algunos ejemplos de estos avances tan rápidos. Y en este punto nos queremos centrar. Queremos dar una visión general de los principales formatos de consumo que a día de hoy son lo último en tecnología y que están al alcance de todos.

Tanto el SACD como el Blu-Ray son los sucesores naturales del CD y del DVD, formatos que como se ha comenzado diciendo provienen de la década de los 80.

EL SACD.

El Super Audio CD es un sistema de disco óptico desarrollado por Philips y Sony que nació hacia el año 2000.

La principal diferencia con su antecesor es la mayor capacidad que este nos ofrece. Los 700 MB que nos ofrece un disco compacto quedan ridiculizados contra los 4,7 GB que nos aporta un SACD. Este aumento de capacidad se debe principalmente a dos causas. La primera de ellas tiene que ver con la reducción del tamaño del ancho de los PITS. Los PITS son las regiones muescadas en las cuales se almacena la información digital en un CD y al haber reducido su ancho se permite mayor formación de estos en la misma superficie lo que implica mayor capacidad de almacenamiento. El segundo motivo es más profundo y tiene que ver con la codificación de la información. El SACD emplea una tecnología de codificación de datos DSD (Direct Stream Digital) con una frecuencia de muestreo de 2,8 MHz y modulación PDM (Pulse Density Modulation).

Todo esto permite que con un soporte físicamente idéntico podamos incluir mayor cantidad de información y a mayor calidad. Un ejemplo claro es la posibilidad que nos da el SACD de incluir audio multicanal en 5.1 frente al estéreo convencional de un CD. Técnicamente garantiza una mayor SNR (Signal Noise Relation) que afectará a la escucha de manera positiva, tiene un mayor rango dinámico (120 dB) que permite mezclas en multicanal con gran calidad en los planos sonoros por ejemplo en una orquesta sinfónica y una respuesta en frecuencia de 100 kHz que es mucho más amplia que el espectro audible que llega a los 20 kHz y por tanto reduce el ruido en las digitalizaciones por cuantificación.

EL BLU-RAY.

El BD o Blu-Ray Disc es el resultado de los estudios tecnológicos compartidos entre las casas Philips y Sony y es el sustituto natural del DVD.

Las nuevas tecnologías en el cine, la digitalización del mismo y las mejoras en cuanto a calidad y prestaciones sugirieren cambios en el estándar de comercialización. La alta definición nos llevó a la necesidad de ampliar los márgenes de reproducción en nuestras casas para facilitar la adaptación del cine digital de una sala comercial al cine de nuestras casas.

Los términos Full HD, HDMI o 1080p han aparecido últimamente en nuestros lenguajes. ¿Pero qué significan?

La principal diferencia entre un DVD y BD es la calidad. Mientras que un DVD comercial en formato PAL tiene una resolución de tan solo 720x576 un Blu-Ray nos permite ver imágenes a resoluciones de 1920x1080, es decir, nos ofrece el doble de resolución nativa. Esto nos lleva a una gran mejora en la calidad de nuestros visionados domésticos. El estándar a demás ofrece otras soluciones gracias a la inclusión del HDMI. Mientras que el DVI permite trasmisión de imágenes digitales en HD y sólo de imágenes, el HDMI incluye sonido multicanal completamente digital garantizando el trasporte de paquetes de audio que contienen hasta 12 canales para reproducciones de Dolby extendido y futuras reproducciones.

Además mejora al DVD en cuanto tamaño debido a los sistemas de codificación y corrección de errores CRCC y RS. El tamaño del láser azul reducido desde los 650 nanómetros hasta los 405 nanómetros junto con lo dicho anteriormente obsequia al formato con 25 GB frente a los 4,7 GB del DVD.

Estas nuevas tecnologías garantizan el máximo disfrute en nuestro hogares, pero… ¿hasta cuándo durarán?

Artículo basado en datos aportados por distintas personas especializadas en la materia.